Skip to content

Precedentes

El mundo de las tres dimensiones me apasionó desde que acabé mis estudios formales como Técnico Analista de Sistemas Informáticos.  Por entonces, 1989, pocas alternativas donde elegir había para continuar mis estudios en el diseño técnico haciendo uso de herramientas 3D. Ante esas circustancias me quedé en el 2D. Tras un curso preparatorio de VersaCAD en PC’s de la época con vestustas resoluciones EGA, me formé en AutoCAD. Corría por entonces la versión 2.6. Autodesk ni siquiera tenía oficinas en España, tratábamos directamente con la oficina de Basilea, Suiza.

A partir de ahí me dediqué durante 6 años a la docencia de AutoCAD en todos su niveles y especializaciones. Tanto para cursos reglados en el centro de formación ESI, como para grandes, medianas y pequeñas empresas. Dragados, Inespal, El Corte Inglés, AEG, Construcciones San Martín… en todas ellas viví un apasionante periodo de sustitución en las oficinas técnicas de los tableros de dibujo tradicionales por estaciones CAD.

Debido a la colaboración estrecha y mantenida con arquitectos e ingenieros durante todo ese tiempo, resolviendo muchas veces problemas reales, vislumbrando a lo lejos las dificultades que existen en este sector para comunicar la misión, los objetivos, el alcance de proyectos de toda índole para el público en general, comprendí la indiscutible utilidad del modelado en 3D y la representación realista de todos aquellos proyectos.

Apareció entonces una nueva herramienta que venía a arrojar algo de luz sobre las escasas capacidades que ofrecía entonces AutoCAD: 3DStudio. Durante un par de años seguí impartiendo cursos, en este caso sobre esta nueva aplicación. Pero mi idea seguía siendo ofertar un servicio profesional y eficaz de ilustración de proyectos y obras mediante el modelado en 3D de maquetas virtuales.

Aún no lo conseguí. En 1994 abandono la docencia y paso a formar parte de la plantilla creativa de una conocida agencia de publicidad por entonces: Luis Rivera Asociados. Aquellos tres años de paréntesis técnico me dan un barniz imprescindible en lo que a formación plástica y creativa se refiere. Las campañas destinadas a cuentas como Dhul, J&B, Mapfre, Asmtel, Heineken, Sprite y muchas otras resultan darme al final un valor añadido muy importante en mi carrera profesional.

En 1997 decido dar el difícil paso de dejar de trabajar por cuenta ajena y comenzar mi verdadera andadura como freelance. No hablaré de los duros comienzos, pero con el tiempo logro una envidiable cartera de arquitectos, promotoras y estudios de infografía que me proporcionaron trabajo durante los años que duraron las vacas gordas del boom inmobiliario. Innumerables proyectos de viviendas de todo tipo son representados con éxito mediante imágenes y videos. Visual3D fue una conocida infográfica de la época y para quien más trabajé.

No obstante había algo que me decía que aquello no podía durar demasiado, y comencé a poner manzanas en la cesta de la obra civil: tramos de autopistas, puentes, viaductos, pasarelas, depuradoras, edificios industriales, túneles… proyectos que empiezan a circular por mi estudio en sustitución de los cada vez más escasos proyectos de viviendas residenciales. Comienzo a colaborar de forma estrecha con otra infográfica muy conocida y referente en el sector: Proin3D. No son los únicos, en otros proyectos también he colaborado con Voxel y Cyberinsa.

Un buen día se ofrece por parte de Dragados un edificio de los de Peter Eisenmann de la Cidade da Cultura gallega. Se trata de preparar una serie de imágenes que representen el avance de obra: cómo se va a ir contruyendo el edificio a lo largo del tiempo. A las 3D se añade una nueva dimensión: cómo crece el edifico según la planificación que ilustra un críptico diagrama de Gantt.

Así llego a lo que da nombre a este blog: faseados de obra 4D. Durante los últimos 6 años he realizado la ilustración de toda clase de procesos constructivos de forma artesanal debido a la singularidad consuetudinaria de la mayoría de las obras. Probablemente ninguna aplicación BIM, como pueda ser Revit unido a Microsoft Project y Navisworks puede ilustrar de la forma que yo lo hago situaciones muy concretas pero necesarias para representar una propuesta que pretende ganar una licitación de obra.

La implantación de la obra, los movimientos de tierras necesarios, la cimentación, la estructura en todas sus variantes y formas, los cerramientos de fachadas, los muros cortinas, las cubiertas y los acabados finales, todo es representado con precisión y de forma fidedigna en series de láminas que componen un dossier que acompañará a la documentación presentada al concurso.

Por eso de una forma u otra, a través de un camino u otro, he ilustrado propuestas de hospitales, terminales aeroportuarias, teatros, palacios de congresos, puentes, edificios oficiales, oficinas, centros penitenciarios, bibliotecas, centros de cálculo, edificios universitarios, estaciones de tren, de la mano de Dragados, ACS, Sacyr, OHL, FCC, Ferrovial, Isolux, Sando, Constructora San José, Adif, Ineco, Aepo o Aldesa, entendiéndome con los gantt de Netai, Yquex, Fhyc, Idom o Prointec.

Lo que no evita que siga con mis servicios para propuestas de otros clientes como EstudioAF o Cesma a la hora de presentarse a concursos y comunicar sus ideas.

A %d blogueros les gusta esto: